fbpx

Después de varios meses de ser bombardeados con tanta información sobre el coronavirus con transmisión de imágenes catastróficas y devastadoras, así como el conocimiento de personas que ya se han contagiado solo reflejan lo vulnerable que somos, y contribuyen a que nuestra mente se desborde llenándose de ideas e imágenes de muerte.

Hay muchas consecuencias evidentes de las medidas tomadas por autoridades para contener los contagios:

  • el cierre parcial/ temporal de negocios,
  • las restricciones para viajar,
  • un posible colapso de los sistemas de salud.

También hay muchas teorías de su origen; algunas conspirativas y otras meramente especulativas, pero siempre todo ha redundado al sistema inmunológico

En Asia y Europa se informó que el huésped susceptible a la pandemia era la gente de la tercera edad y con las siguiente co-morbilidades:

  • Diabetes
  • Asma
  • Obesidad
  • Otros padecimientos crónicos

Estas enfermedades crónicas están asociadas con la mala nutrición.

El Dr. López-Gatell menciono lo siguiente: Son graves problemas de salud pública en México. De hecho, la mala alimentación es causante de la mitad de las muertes que hay en México. En 2018, murieron más de 722 mil personas. La mitad murió por una causa relacionada con la alimentación, en particular el consumo de tres sustancias y una característica de los alimentos, explicó el subsecretario.

Esta mala alimentación es responsable de un deterioro en el sistema inmunológico (de defensas) de la población lo que se traduce a una mayor susceptibilidad a enfermedades tanto autoinmunes como crónico-degenerativas, además de la susceptibilidad a contraer con mayor facilidad infecciones bacterianas o virales.

Por tal motivo la casuística en México empezó a cambiar y estamos viendo aumento en los casos en la población joven por motivos más que hereditarios de una carga genética herencia de hábitos y costumbres:

  • Envenenamiento
    • Alimentos
    • Utensilios de cocina
    • Medio ambiente
    • Drogas
      • Legales
      • Ilegales
  • Estilos de vida
    • Sedentarismo
    • Alimentación chatarra
  • etc

En conclusión, más que temor a un virus deberíamos enfocar nuestra atención a la preparación de nuestro organismo para enfrentar todo este tipo de enfermedades (inventadas o no)  

  • cuerpo
    • Alimentación adecuada
    • Ejercicio aeróbico
    • Terapias desintoxicantes
  • Alma
    • Trabajar el perdón
    • Reconciliación familiar
    • Fortalecer lazos familiares
  • Espíritu
    • Fe
Categorías: ENFERMEDADES

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *